Los comercios y negocios más antiguos de Madrid

Madrid cuenta con una extensa historia, y fruto de ello, cuenta con diversas empresas, comercios y negocios centenarios. Todos ellos tienen una curiosa trayectoria durante el paso de los años. Para que los puedas conocer, el equipo de traductores en Madrid de Traducciones Agora ha preparado para ti una recopilación de los establecimientos más antiguos de Madrid.

No te pierdas las curiosidades de Madrid



Farmacia de la Reina Madre (1578)

A finales del siglo XIX, la reina regente María Cristina encargaba sus medicinas en esta Farmacia. Por este motivo se la conoce por el nombre de la Farmacia de la Reina Madre. Pero este establecimiento es mucho más antiguo. En concreto, abrió sus puertas desde el año 1578 en la calle Mayor número 59 de Madrid.

Sufrió una profunda reconstrucción en 1913 a manos del famoso arquitecto de la época Carrasco-Muñoz Encina, que la convirtió en uno de los iconos del estilo modernista madrileño. En su interior, se puede apreciar su preciosa biblioteca dónde reposan centenarias y curiosas fórmulas como la de trocitos de momia para la tuberculosis o la pomada encarnada contra la caída del cabello.

La Posada del Peine (1610)

Sin duda, se trata del hotel más antiguo de Madrid y, posiblemente, también lo sea de roda España. Se creó en el año 1610 en la calle de Postas número 17 con el propósito de dar posada a forasteros y huéspedes que venían en diligencia a la Corte.

Tras atravesar tiempos en que casi estuve abandonada, fue adquirido por la cadena High Techy y en el año 2005 fue reabierto al público. En la actualidad vive una segunda juventud siendo un precioso hotel con mucho encanto.

Posada de la Villa (1642)

Ubicada en la calle Toledo, las cavas y la Plaza Mayor, se encuentra la Posada de la Villa. Inaugurada en 1642, era lugar de paso de diligencias y carruajes. Justo por este motivo, tuvo un tremendo éxito desde el principio y siempre estaba llena de comensales.

Curiosamente está situada en lo que antiguamente había sido un molino de harina. Debido a su buena comida, ha resistido a todo tipo de épocas y tiempos de decadencia. En la actualidad es un horno de asar y además, se puede probar su especialidad: un exquisito cocido en puchero de barro. Si quieres comer allí, lo encontrarás en la Calle de la Cava Baja número 9.



Librería San Ginés (1650)

Esta librería con más de 370 años abre todos los días del año excepto en Navidad y Año nuevo. Ubicada en el Pasadizo de San Ginés número 2, es un histórico espacio donde se puede encontrar auténticos tesoros antiguos, láminas, libros y muchas curiosidades de segunda mano.

Por las mañanas se exponen en una caseta/expositor de madera ubicada en la calle centenares de libros usados que están a la venta. La inmensa mayoría son en español y tratan de literatura, historia o acción.

Farmacia León (1700)

Una farmacia que data del Siglo de Oro español. Ubicada en la calle León número 13, atiende al público desde el 1700 en pleno barrio de Las Letras. Afortunadamente, este comercio aún conserva un aspecto de establecimiento antiguo.

En su interior, destacamos los numerosos tarros, copas, botes de fórmulas magistrales y una preciosa caja registradora. En el exterior, se pueden observar una elegantes y bonitas cerámicas en color azul y blanco.

Restaurante Casa Pedro (1702)

Ubicado en la calle Nuestra Sra. de Valverde número 119, inició su andadura en el año 1702. Una casa de comidas y fonda idea de Pedro Guiñales, que le pone el nombre de su mujer “Casa de la Pascuala”.

En 1825 unos de sus descendientes se hace cargo y cambia el nombre por el de su mujer. La hora “Casa de la Silvestra” es una parada de postas y venta de vinos y moscatel. Famosos son ya sus asados de cochinillo y cordero.

En 1940 adquiere el actual nombre de “Casa Pedro” y se consolida como restaurante especializado en cocina castellana. Tanto es así que recibió del Ayuntamiento de Madrid una placa en agradecimiento a los servicios prestados a la ciudad.

Restaurante Sobrino de Botín (1725)

No podía faltar en esta lista el bar más antiguo del mundo. Hablamos del Restaurante Botín, fundado en 1725 en la calle Cuchilleros 17 por Jean Botín. Incluso se dice que Francisco de Goya trabajó en el limpiando platos. Reconvertido en un asador con horno de leña, lo podemos encontrar en el mismo lugar en el que abrió el primer día.

El Botijo (1754)

Ubicado en la calle de Toledo número 35, comenzó en 1754 como un bazar donde se podía comprar casi de todo: alpargatas, sillas, mimbres, bastones, cestas, fuelles, pólvora, juguetes, pintura… Hoy se dedica a la droguería y perfumería. En la actualidad sigue mostrando la figura de un gran botijo en la entrada.

Farmacia Deleuze (1780)

Desde el año 1780 se encuentra en el número 39 de la calle de San Bernardo la conocida Farmacia Deleuze. Realmente preciosas, según numerosos escritos, desde su origen se ha admirado su bonita decoración barroca que la hacía parecer la estancia de un palacio. Farmacia Puerto (1798)

Otra farmacia se cuela en esta recopilación. Aunque existe documentación anterior que demuestra la existencia de una pequeña botica en la Plaza San Ildefonso número 4, se da como oficial la apertura en 1798. Un establecimiento bicentenario que ha sobrevivido el paso del tiempo.

Cervecería Santa Barbara (1815)

Una de las empresas más antiguas de Madrid y de España. Nace un 17 de octubre de 1815 cuando el Conde de Motezuma de Tula y de Tultengo adjudicó una licencia pública para la fábrica de cerveza Santa Bárbara.

Una fábrica tan afamada y reconocida en la época que incluso en los Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós la nombra. Está ubicada en la Plaza de Sta. Bárbara número 8.

Casa de Diego (1823)

Con casi 200 años, Casa Diego fabrica y vende bastones, abanicos, paraguas, castañuelas, sombrilla y mantones. Situada en la calle de Mesonero Romanos 4, en plena Puerta del Sol, este comercio es parada obligada para todos los turistas que visitan Madrid y quieren comprar un bonito Suvenir artesano.

Mármoles Molinero (1825)

Este negocio está ubicado en donde estuvo el antiguo Convento de la Merced, en la Plaza Tirso de Molina número 10. Aquí se atendía al público y os talleres estaban junto al cementerio de San Isidro.

Fabricantes de lápidas, altares, esculturas y capillas, contaba antiguamente con una “macabra” fachada de madera repleta de cruces. En la actualidad también se dedican a revestimientos de fachadas, escaparates y restauraciones. Naturalmente, su especialidad es el mármol.

Casa Alberto (1827)

Una de las tabernas más famosas y antiguas de Madrid. En el mismo edificio donde vivió Miguel de Cervantes y en donde escribió “Los trabajos de Persiles y Segismunda“ y la segunda aprte de “El Quijote”, se fundó en 1827 la Taberna Casa Alberto.

Los madrileños acudían en masa a Casa Alberto a beber su típico vaso de vino con un trozo de bacalao y un huevo duro. En la actualidad goza de una merecida fama por su buena cocina y es muy popular su rabo de toro y sus callos a la madrileña. Si quieres acudir, la encontrarás en calle Huertas 18.



Antigua Pastelería del Pozo (1830)

Fundada en 1830 por la familia Agudo en la calle Pozo número 8. Su nombre proviene de un antiguo pozo “milagroso” que existía en esa calle. En la actualidad, son muy reconocidos sus hojaldres artesanales. Los hay rellenos de cabello de ángel o de crema. Además en los primeros días de enero se forman colas para comprar su extraordinario roscón de Reyes.

Restaurante Lhardy (1839)

Ubicado en la Carrera de San jerónimo número 8, el popular restaurante Lhardy siempre ha sido capaz de mantener el ambiente aristrocático y cortesano del Madrid del siglo XIX y principios del siglo XXI. Consta de una preciosa fachada claro exponente del gusto del Segundo Imperio. La gastronomía de Lhardy nos hace evocar el sentimiento que existía en el mundo señorial de la época.

Pastelería Casa Mira (1842)

En 1842 nació como casa de turrones, pero en la actualidad elabora de forma artesanal todo tipo de pastas y pasteles. Por sí solo, merece la pena ver el establecimiento por su preciosa fachada, espejos y paredes hechas de madera de caoba. Si entras, no ejes de probar sus excelentes y típicas rosquillas de San Isidro.

Joyería Ansorena (1845)

Ansorena comienza su andadura en 1845 de manos de Celestino Ansorena. Al poco tiempo se consagró como uno de los más importante joyeros de la capital española. Tanto es así que en 1860 es nombrado “Joyería y diamantista de la Real Casa”. Con el paso de los años, esta joyería se transformó en una casa de subastas de Arte. Fue en 1974 cuando se celebra en ella la primera Subasta y fue una de las pioneras en este campo en el país.

Bombonería La Pajarita (1852)

Se fundó en el año 1852 en plena Puerta del Sol, pero se desplazó a su actual ubicación (calle de Villanueva, 14) en la década de 1960. Los mejores caramelos y bombones de la ciudad los puedes comprar aquí. Los envoltorios que emplean son su señal de identidad y naturalmente, su chocolate en forma de pajarita.

Antigua Casa Crespo (1863)

Regentada por cuatro generaciones, la alpargatería más conocida de Madrid abrió en 1863. Se dice que ellos fueron los inventores de las alpargatas de colores en la década de 1970. Un céntrico negocio ubicado en la calle del Divino pastor, 29. Cuenta entre sus clientes a multitud de famosas y famosos, e incluso reinas de España.

Guitarras Ramirez (1870)

Fundada en 1870, este taller fabrica guitarras de gran calidad en maderas nombres como el Cedro, Ébano, Palosanto, Ciprés o Abeto alemán. Ubicado en la calle de la Paz número 8, en su taller se siguen elaborando estos instrumentos de forma tradicional. Por este motivo son tan apreciadas.

Nota final

Desde Traducciones Agora de Madrid esperamos que esta compilación haya sido de tu agrado. Si ha sido así, no dudes en compartir este artículo en las redes sociales con tus amigos y familia. También puedes encontrar algunos artículos similares en la categoría de curiosidades. Si conoces algún dato más, por favor, escribe un comentario.